Érase una vez

una chica pegada a una cámara